Nacionales

Adams y Morban abogan por Centros de Desarrollo de judo en los pueblos

SANTO DOMINGO. El deporte favorito de Víctor Calderón era el béisbol y tenía el talento para llegar a las Grandes Ligas, pero en 1983, en su natal San Juan de la Maguana, se enamoró del judo. 

Pero la historia de John Adams fue diferente. Entró al judo por pura casualidad en 1971, mientras que Felipe Morbán, con 17 años, quedó impresionado con la mística del judo en 1979 cuando formaba parte de la matrícula estudiantil del Politécnico Loyola, de San Cristóbal. 

Aunque coincidieron por varios años como atletas de alto rendimiento, en la actualidad los tres judocas contaron sus experiencias en el VIII Foro con ex atletas de la Selección Nacional de esa disciplina que representó al país en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Santiago 86. 

“Nunca me ha llenado lo material, no veo hacia atrás y me hubiese gustado iniciar en el judo antes”, manifestó Calderón al revelar que ya estaba siendo considerado, con 16 años, como una firma por equipos de Grandes Ligas. “Tenía proyección de Grandes Ligas, pero me enamoré del carácter y la disciplina del judo, que me forjó como persona”, agregó Calderón, quien jugaba tercera base. 

El licenciado en contabilidad y representante de marca en la zona Sur, dijo que su crecimiento como deportista fue rápido, ya que a los dos años, para 1985, pasó a formar parte del seleccionado superior de judo en la categoría de los 71 kilos. “Era un grupo muy fuerte, atletas con muy buenas condiciones, no podíamos defraudar. Tuve muchos logros”, comentó. 

John Adams, el más veterano, duró 20 años en la selección adulta. Además del judo, practicó boliche, dominó, pesca y lucha. “Yo no tuve muchos problemas, siempre ganaba”, sostuvo Adams, quien competía en la categoría 95 kilos. 

El ex deportista, que se retiró en 1990 porque, según dijo, que se cansó mentalmente, sugirió crear Centros de Desarrollo del judo en los pueblos para que todos los atletas tengan las mismas oportunidades. 

El también ex árbitro reveló que cumplió un ciclo y recordó que tuvo una gran influencia en la formación de muchas asociaciones de judo y que además hizo su trabajo como entrenador. 

“Yo era el judoca más dominante de mi época. La gente iba a los eventos para verme perder”, dijo Adams, quien duró 16 años compitiendo por la Marina de Guerra en los Juegos Deportivos Militares y Policiales. 

Felipe Morban, de San Cristóbal, consideró que el judo del presente debe aprender de los errores del judo del pasado y manifestó que en cada pueblo debe haber un Centro de Desarrollo. 

El profesor de oficios de INFOTEP, cree que al judo de su época le faltó estructura para dar seguimiento a los competidores y que eso limitó el talento de muchos atletas, como en su caso que, según aseguró, tenía un judo natural con unas condiciones físicas deficientes. 

Morban, quien integró el equipo de judo para los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en el país en Santiago, en el año 1986, exhortó a los jóvenes trabajar la estrategia y las técnicas como elementos de garantía para el éxito. 

El VIII Foro con ex atletas de la selección nacional de judo Santiago 86 fue organizado por la Federación Dominicana de Judo, que preside el licenciado Gilberto García, y tuvo la coordinación de Leidi Germán, directora técnica del organismo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *